Roberto Álvarez del Blanco

Robótica y el cerebro

La robótica ejerce ya una influencia importante en distintos sectores industriales; desde fabricación y agricultura, hasta el comercio detallista y el sector de servicios. Según la Federación Internacional de Robótica (IFR) el mundo cuenta con 1,1 millones de robots operativos. En el caso particular del sector del automóvil, los robots aportan aproximadamente el 80% del trabajo de ensamblado de vehículos.

Los avances tecnológicos en diversos campos como la ingeniería electrónica, ingeniería mecánica y ciencias de la computación, convergen para proporcionar una constante innovación en robótica. Los emprendimientos en robótica se han convertido en una área emergente, con el potencial de transformar sectores industriales completos.

El coste de fabricación de los robots ha disminuído drásticamente en los últimos años. El impacto que tenga su difusión sobre el trabajo humano depende del criterio de los analistas, que suele ser divergente. Si se considera la opinión de los venture capitals y de los emprendedores en este campo, la opinión que se obtendrá es que el impacto será positivo.  No hablan de eliminación de puestos de trabajos humanos, sino de traslado de actividades y de creación de nuevos puestos de trabajo en áreas como la tecnología digital. Asimismo, como consecuencia de las ganancias en productividad se generaría riqueza adicional, lo que provocaría mayor poder de compra, que a su vez posibilitaría la creación de nuevos puestos de trabajo en las actividades actuales.

Hoy se disponen de robots humanoides, de entretenimiento, androides, robots animales, robots sociales, robots guardianes, entre otros. En los próximos años se estima que el número de robots en el mundo laboral ascenderá a más de un millon, sólo en Japón. De hecho, las previsiones indican que la robótica moverá en Japón, el país más desarrollado en este sector, un mercado de 70.000 millones de dólares en el año 2025. Sigue leyendo

Realidad virtual y el cerebro

En marketing se manifiestan diversas opiniones sobre cuál será el impacto y aceptación que tendrá la realidad virtual (RV) en diferentes sectores. Por un lado, hay quienes sostienen que el impacto será mínimo, ya que su adopción resultará exclusiva solo para ciertas y específicas actividades, por ejemplo, el entretenimiento, turismo, salud, enseñanza, o diseño. Por otro lado, algunos expertos pronostican una aceptación generalizada de esta tecnología dadas sus singulares características, mucho más allá de la asociación estrecha con los videojuegos.

Momentáneamente, el 42% de los compradores online frecuentes indican que nunca han oído hablar de gafas de RV. Sin embargo, estudios sobre adopción de RV demuestran que el 73,5% de las personas estarían dispuestas a experimentar esta tecnología en nuevos destinos turísticos, espectáculos, diseño del hogar, eventos educativos, al igual que en competiciones deportivas y compras. Además, el 86% de los usuarios que han probado las gafas documentan que han vivido una experiencia envolvente y positiva.

Recientes investigaciones neurocientíficas demuestran que la experiencia de RV genera el 27% más de afecto y fidelidad de marca, en comparación con los métodos tradicionales de 2D. Adicionalmente, la implicación con el contenido de la marca aumenta un 34% versus el presentado en pantallas planas de video o de televisión. Los contenidos que permiten explorar el mundo virtual aumentan el vínculo con la marca, a pesar de que el guion, audio, y lenguaje son críticos para su efectividad. Sigue leyendo

Interface informática para el cerebro

Un equipo de 60 ingenieros está trabajando en Facebook para construir una interface informática que permitirá comunicarse a través de emisiones del cerebro sin que sean necesarios implantes invasivos. El plan consiste en usar imágenes ópticas que escanean el cerebro cien veces por segundo para detectar el habla silenciosamente y trasladar los datos a textos. Estas interfaces pueden permitir a las personas controlar experiencias en realidad aumentada y realidad virtual con sus mentes, en lugar de usar pantallas u otros sistemas de control.

Facebook está trabajando en este proyecto desde hace seis meses, en colaboración con investigadores de la Universidad de California San Francisco, Universidad de California Berkeley, con el laboratorio de física aplicada de la Universidad Johns Hopkins, y con la escuela de medicina de la Universidad de Washington en San Louis. Los investigadores, especializados en aprendizaje de máquinas por decodificación de lenguaje y habla, han construido sistemas ópticos de neuroimágenes con resolución espacial avanzada, y también utilizan una nueva generación de prótesis neurológicas.

El programa tiene como objetivo desarrollar dispositivos que no necesitan implante y que permitan navegar a gran escala. El proyecto consiste en decodificar las palabras que la persona ha decidido compartir al enviarla al centro del habla del cerebro, más que decodificar pensamientos aleatorios. Es como si uno hiciera un montón de fotografías y solo quisiera compartir unas pocas. El pensamiento seguirá siendo libre y solo algunas ideas limitadas serán transportadas a texto.

Al mismo tiempo, se está trabajando para permitir que el ser humano pueda oír a través de la piel. Para ello se han construido prototipos de hardware y de software que permiten que la piel mimetice la cóclea del oído, que transforma sonidos en frecuencia específicas en el cerebro. Esta tecnología, por ejemplo, permitirá oír a las personas sordas. Sigue leyendo

Revolución tecnológica en ventas detallistas

Robots que suministran prendas de vestir y otras tecnologías digitales están transformando la experiencia de compra. Hoy por hoy, comprar algo requiere solo de pulsar un botón. Sin necesidad de probadores, o colas en las cajas registradoras, de interactuar con vendedores, o buscar en expositores abarrotados de productos. Por el contrario, los consumidores pueden ahorrar aprovechando promociones y descuentos de distintas ofertas digitales, guardar perfiles personales online para lograr mayor rapidez en el proceso de compra, y fácilmente comparar las valoraciones que realizan otras personas sobre los mismos productos o marcas y también sobre los precios en sites diferentes. Sigue leyendo

El mundo que ven los ricos es diferente

La forma en que veamos el mundo dependerá de la cultura originaria de cada uno, en sentido granular aquella experimentada segundo a segundo. Por ejemplo, si a un occidental y a un oriental se les presenta la misma escena visual, el primero estará más propenso a centrarse en los objetos individuales, mientras que el segundo considerará a la escena en su conjunto. Los orientales se caracterizan por un pensamiento más holístico, mientras que los occidentales somos más analíticos.

Lo mismo sucede con las personas de un mismo país, pero que pertenecen a diferentes clases sociales. Con el 1% de la población norteamericana ganando 81 veces más que el promedio del 50% inferior, recientes investigaciones han demostrado que los ricos y la clase trabajadora viven en culturas distintas, y ven al mundo en forma muy diferente.

Una reciente investigación reunió a 58 participantes para realizar un estudio de imágenes del cerebro. En primer lugar, los participantes cumplimentaron un formulario donde describieron su clase social (nivel educativo de los padres, ingresos familiares, residencia habitual, entre otros) antes de iniciar las sesiones para el estudio por electroencefalografía (EEG). En el experimento, a los participantes se les mostraron imágenes de rostros neutros y angustiados mientras se les requería que mirasen algo más (los rostros eran una distracción en el argot científico para que fuera imposible asociar que se estaban investigando los niveles de empatía).

Irónicamente, los representantes del estatus socioeconómico superior se autocalificaron como más empáticos, cuando la realidad es lo contrario. El resultado demostró que las personas que tienen un estatus socioeconómico más elevado disminuyen sus respuestas neuronales por el sufrimiento de los demás. Este hallazgo sugiere que la empatía, o al menos algunos de sus componentes, disminuye en aquellas personas de ese estatus. Por el contrario, hay evidencia que las personas de las clases sociales bajas tienen un sistema de neuronas espejo más sensibles que se estimulan al presenciar experiencias de terceros. Sigue leyendo

Cerebro expuesto a pantallas

La tecnología puede hacernos sentir que poco a poco se apropia de nuestras vidas, y lo cierto es que su uso y efectos en el cerebro son diversos. Ante esta situación, numerosas organizaciones científicas han publicado recomendaciones para el uso de los medios, limitaciones para estar expuesto a las pantallas, y promover su uso de manera positiva para el cerebro (especialmente en lo referido a los niños y a los jóvenes).

Las nuevas recomendaciones se centran en limitar el tiempo de exposición a las pantallas, o a usar este tiempo inteligentemente mediante el empleo de técnicas auto-regulatorias sobre cuánto deberíamos exponernos a ellas, y cómo hacerlo.

Algunas investigaciones han demostrado que los niños aprenden más de apps interactivas, participando con sus familiares, y usando la tecnología para vincularse con los demás, que mediante el uso de tecnologías y sistemas individualizados. También hay nueva evidencia que el excesivo tiempo de exposición a las pantallas (especialmente en edad temprana) puede modificar los circuitos neuronales en un cerebro en desarrollo. Sin embargo, los científicos divergen en si esos cambios son beneficiosos, o sí por el contrario causan problemas. Ambas visiones son objeto de interesantes debates en la actualidad.

El debate centrado en un estudio con pichones de rata expuestos a seis horas diarias de sonido y luces, similares a lo que se percibe en los videojuegos, demostró interesantes resultados. Los pichones experimentaron un “cambio dramático en diversas áreas del cerebro”, y varios de estos cambios sugirieron que el cerebro posee un nivel superior de excitación. Es necesario una mayor estimulación para lograr la atención cerebral.

Sigue leyendo

Ilusiones

picture11Albert Einstein decía que “la separación entre pasado, presente y futuro, aunque tenaz, sólo constituye una ilusión”. Totalmente válido, el ser humano vive en esa ilusión. Necesita comprender el pasado, entender el presente y poder proyectarse, imaginar el futuro. Sin esas ilusiones se hundiría en la incertidumbre, la ansiedad y el estrés. El ser humano tiene una tremenda necesidad de vivir ilusiones. Frente a esta paradoja universal, adaptativamente en neuromarketing cabría preguntarse cuáles son los intercambios, relaciones y experiencias imaginarias para la marca, y tratar de obtener respuestas mágicas para lograrlas.

Todo es fruto de nuestra imaginación: cada experiencia vivida, cada persona conocida, cada rostro recordado, cada objeto observado, cada marca adquirida. El cerebro no reconstruye la realidad, sino que construye nuestra experiencia de la realidad. Hasta cierto punto la inventa.

Hay una cierta correspondencia entre nuestra percepción subjetiva y el mundo real, aunque la percepción de los objetos difiere de la realidad. No existe para el cerebro una experiencia absoluta de una cosa ya que todo depende con qué se lo compare. Esta tendencia de sustraer información explica el frecuente fenómeno que hace que en ocasiones recordemos la fantasía de un anuncio, pero no la marca o el producto que se anuncia.

Sorprendentes estudios demuestran que los bebés de tres o cuatro meses, antes de desarrollar sus constantes perceptivas ya poseen una habilidad para ver diferencias en imágenes que resultan invisibles a los adultos. Sin embargo esta capacidad superior se pierde cuando se llega a la edad de cinco meses.

Sigue leyendo

Poder de la naturaleza

picture3Cuando estamos expuestos a la naturaleza, ya sea a un bosque virgen o a los árboles del parque en la ciudad, le hacemos un favor a nuestro super estresado cerebro. La ciencia demuestra lo que desde siempre se ha sabido en forma intuitiva: la naturaleza es una buena medicina para el cerebro. Nos hace más saludables, felices e inteligentes.

Disfrutar de la naturaleza permite que la corteza prefrontal, el centro de comando del cerebro, disminuya su actividad y descanse, como un músculo sobrecargado. Los estudios de electroencefalografía (EEG) muestran menos energía originada por las olas theta frontales, una medida del pensamiento conceptual y atención sostenida.

Se dispone hoy de evidencia científica que los problemas de salud como obesidad, depresión o miopía severa, se vinculan al tiempo en que las personas permanecen en ambientes cerrados.

Algunos científicos investigan con renovado interés cómo la natualeza afecta al organismo y al cerebro. Aprovechando los avances en neurociencias han comenzado a cuantificar lo que antes parecía misterioso. Estos numerosos análisis, desde hormonas del estrés hasta ritmo cardíaco, circuitos neuronales, o índices proteicos, indican que cuando pasamos tiempo en espacios verdes se manifiesta algo positivo y profundo. Sigue leyendo

El dinero y el cerebro

picture2En las buenas y en las malas tomamos importantes decisiones económicas, ya sea para ahorrar o gastar, para invertir o vender. Especialmente, en tiempos de dificultades, estas decisiones pueden resultar estresantes, compensatorias, o ambas cosas a la vez. La actual y compleja situación económica fuerza a numerosas familias a tomar decisiones financieras comprometidas que implican elevados niveles de incertidumbre. Conceptos de “riesgo” y de “peligro” influyen en los pensamientos ya que hay que decidir entre la espera a largo plazo o seleccionar lo inmediatamente seguro. Comprender cómo el cerebro utiliza la información sobre incertidumbre cuando toma las decisiones y cómo los circuitos neuronales y la química del cerebro se involucra en el proceso, constituyen las bases de la neuroeconomía, y también del neuromarketing.

Riesgo, probabilidad, experiencias e interacciones sociales juegan un papel importante en nuestra capacidad para valorar la información disponible y tomar las decisiones financieras. En el clima financiero actual, numerosas personas ven amenazada su propia zona de confort, con riesgos o recompensas para sus responsabilidades económicas y sociales.

Distintas regiones del cerebro se activan según el resultado esperado de la decisión, cooperación social y anticipo de recompensa. Además, la química del cerebro influye en la capacidad individual de la confianza, pudiendo afectar temores o perjuicios ante la toma de decisión económica.

El dinero se caracteriza por un importante significado e impacta en nuestra personalidad, en las relaciones, y en la forma de pensar. Mucho es lo que sucede en el cerebro cuando consideramos al dinero, y mucho de lo que pensamos es sorprendente. Sigue leyendo

Capacidades hápticas. Está en las manos…

picture1El estudio científico de las funciones de la mano siempre ha sido impulsado por demandas tecnológicas, consecuencia del desarrollo de objetos con atributos múltiples que requieren de respuestas del comportamiento y neuronales. Recientemente, esta perspectiva ha sido ampliada, provocando una nueva ola de investigaciones que se enfocan en la funcionalidad de las manos desde la óptica del hardware (robots, displays hápticos, grabación de respuestas neuronales somato-sensoriales…) y diseño de software (tecnologías para entornos virtuales).

El objetivo de estas investigaciones es diseñar y construir interfaces hápticas y multisensoriales para poder explorar y manipular mundos reales y virtuales. Es notorio que la ergonomía será crítica para los sistemas que se construyan en el futuro, que tendrán en cuenta y estarán en función de las capacidades o limitaciones táctiles-hápticas y del sistema motor.

Por ejemplo, en el diseño de productos para entornos virtuales (tamaño, textura de la superficie y conformidad con las especificaciones) se deberán considerar dos tipos de señales táctiles que las personas puedan utilizar efectivamente. Es válido tanto para sistemas de tele-operación que envían información a las manos del usuario cómo para entornos remotos reales (tele-robótica).  Las funciones de las manos se vinculan a actividades qué por su naturaleza son esencialmente sensoriales, y a otras con un fuerte componente motor.

Utilizando la resonancia magnética functional (IRMf) se ha demostrado actividad neuronal en una red de la región parietal frontal del cerebro cuando las personas desarrollan delicadas tareas de discriminación táctil especial. En la red los niveles de actividad en dos subregiones de la corteza parietal posterior media y en el precuneus derecho (localizado en el lóbulo parietal) predecían las sensibilidades táctiles de los individuos analizados. Sigue leyendo

El Autor

Roberto Álvarez del Blanco

Es una de las principales autorida- des internacionales en marketing y estrategia de marca. Profesor del IE Business School.

Leer más >>

Otros Libros del Autor

 

Publicaciones del Autor

Comentarios recientes

CONECTA

Subscribe via RSS