Nuevo mapa del cerebro sobre cómo pensamos

Seguramente, alguna vez hemos escuchado que algunas personas operan preferentemente con el hemisferio cerebral derecho o con el izquierdo (es más analítica o lógica que artística o intuitiva) o viceversa. Incluso, que basada en la fortalezas de los dos hemisferios cerebrales (derecho e izquierdo) que piensan más con un hemisferio que con el otro. La ley hemisferio izquierdo / hemisferio derecho parecería ser natural. Sin embargo, esta idea hoy se pone en duda. El popular concepto de los hemisferios cerebrales izquierdo y derecho tiene escasa base científica.

El cerebro no funciona por partes, sino que lo hace operando como un sistema integrado, con todas las áreas contribuyendo en concierto, según el conocimiento acumulado por los neurocientíficos durante años. La historia hemisferio cerebral izquierdo/ hemisferio cerebral derecho puede que sea una importante leyenda urbana más. Suena bien y parecería tener sentido, pero simplemente es baladí. El origen del mito surge de la cirugía experimental realizada a pacientes de epilepsia aguda cincuenta años atrás, conducidos por el prestigioso neurocientífico del California Institute of Technology, Dr. Roger Sperry. Buscando la solución a sus intratables epilepsias, y motivados por los experimentos realizados en animales por el Dr. Sperry, 16 pacientes autorizaron al equipo de Caltech a cortar el cuerpo calloso , las abundantes fibras nerviosas que conectan los dos hemisferios cerebrales. El sufrimiento de los pacientes fue aliviado y los estudios posoperatorios de estos voluntarios confirmaron que los dos hemisferios tienen capacidades cognitivas diferentes.

Las capacidades diversas reflejan diferencias específicas en funcionamiento, como atención general versus detallada durante la percepción, aunque sin distinguir lo lógico de lo intuitivo. Esta importante conceptualización quedó ensombrecida por la gran masa informativa que generó la investigación del Dr. Sperry.

Habría una mejor manera de comprender el funcionamiento del cerebro, basada en otra división anatómica: la parte superior e inferior. Esta teoría se conoce con el nombre de “modos cognitivos”. Permite, con total base científica, analizar pensamientos y comportamientos que contribuyen a comprender las acciones y decisiones de personas muy diversas entre sí.

La teoría emerge de los estudios del funcionamiento cognitivo complejo (pensamientos, deseos, esperanzas, deseos ) y otros aspectos de la vida mental. El funcionamiento cognitivo complejo descansa en la corteza cerebral, integrada por cuatro lóbulos. Cuando se observan la parte superior e inferior del cerebro, demarcada por la fisura Silviana pueden identificarse el lóbulo parietal y la mayor porción del lóbulo frontal en la parte superior, mientras que en la parte inferior se distingue el resto del lóbulo frontal y los lóbulos occipital y temporal.

Las investigaciones revelan que la parte superior del cerebro usa información del entorno (en combinación con otras fuentes de información, como reacciones emocionales y necesidad de comida o bebida) para interpretar los objetivos buscados. Activamente formula planes, genera expectativas sobre lo que sucederá cuando el plan es ejecutado y, cuando el plan es desarrollado, compara los sucesos con las expectativas, ajustando lo que resulte necesario.
El sistema de la parte inferior del cerebro organiza señales de los sentidos, comparando simultáneamente lo percibido con toda la información almacenada en la memoria. Usa los resultados de este análisis comparativo para clasificar e interpretar el objeto o, incluso, permite otorgar significado a las cosas.

El sistema superior e inferior del cerebro siempre opera conjuntamente, como también lo hacen los hemisferios. El cerebro no compite, con una parte tratando de dominar a otra área. Están perfectamente integradas, como piezas de una compleja maquinaria de funcionamiento integrado y orgánico.

Esta nueva teoría, construida por el profesor Stephen Kosslyn, director del Centro de Estudios Avanzados en Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Stanford y profesor emérito en Harvard, predice que las personas, basándose en el uso típico de los dos sistemas cerebrales, pueden clasificarse según cuatro grupos. En función del nivel opcional que la persona utilice su sistema superior o inferior, podrá operar según cuatro modos cognitivos: Movilizador, Perceptor, Estimulador y Adaptador.

Modo Movilizador: resulta cuando el sistema superior e inferior del cerebro se utilizan significativamente de forma optativa. Las personas que habitualmente operan en el modo movilizador obtienen más confort en posiciones que les permiten planificar, actuar y ver las consecuencias de sus actos. Están bien “amueblados” para el liderazgo.

Modo Perceptivo: resulta cuando optativamente se utiliza más el sistema inferior del cerebro, relegando a la parte superior. Estas personas que se caracterizan por este modo tratan de construir sentido a lo que perciben; interpretan sus experiencias, las ponen en contexto y tratan de comprender sus implicaciones. Pero no construyen o ejecutan grandes planes. Por definición estas personas (incluyendo naturalistas, sacerdotes, novelistas) típicamente organizan sus vidas alejados del foco de atención. En cambio, desempeñan un papel crucial en grupos ya que pueden otorgar sentido a los acontecimientos y contribuir a la mayor perspectiva. En economía, son integrantes clave de equipos de trabajo, suministran perspectiva, profundidad y sabiduría, aunque no siempre sean considerados.

Modo Estimulador: resulta cuando el sistema superior del cerebro es más usado, relegando a la parte inferior. Estas personas a menudo crean y ejecutan planes complejos y detallados (usando la parte superior del cerebro) pero fracasan en el registro consistente y riguroso de las consecuencias de los actos de sus planes (usando el sistema inferior del cerebro). No actualizan o corrigen sus planes cuando los acontecimientos se encaminan por vías inesperadas. Estas personas pueden ser creativas y originales, capaces de pensar en forma no convencional, incluso cuando los que los rodean tengan una forma prefijada de pensamiento o actuación. Asimismo, pueden no ser conscientes de cuando “basta es basta”. Sus acciones pueden alteradas y puede que no ajusten sus comportamientos en forma adecuada.

Modo Adaptador: resulta cuando ni el sistema superior o inferior del cerebro se utilizan significativamente en forma opcional. Las personas que piensan en este modo no se motivan por iniciar planes y tampoco se enfocan en clasificar e interpretar las experiencias. Por el contrario, son absorbidos por los acontecimientos locales y los requerimientos inmediatos de las situaciones. Son responsables y orientados a la acción y tienden a “seguir la corriente”. Son vistos como personas de libre espíritu y simpáticos para compartir. Debido a que fácilmente pueden adoptar los planes de los demás, los que operan en esta modalidad adaptativa pueden resultar valiosos colaboradores de equipo. En economía, a menudo forman la columna vertebral de las organizaciones, reponsabilizándose de las operaciones esenciales.

Las personas que operan en modos diferentes pueden complementarse y formar equipos de éxito. Ningún modo es mejor que otro. Cada uno es más o menos útil según las circunstancias, y cada uno contribuye de manera particular al equipo. La teoría indica que se puede trabajar productivamente con otras personas cuando se es consciente, además de las fortalezas y debilidades de los modos de terceros, de las de nuestros propio modos.

Una respuesta a Nuevo mapa del cerebro sobre cómo pensamos

  • Alejandra Aguilera:

    ¡Excelente artículo! Me encanta el tema de neuromarketing, soy estudiante de mercadotecnia… esta información es muy valiosa para seguir aprendiendo de la materia. Sobre el artículo en particular, estoy de acuerdo con esta teoría de los modos cognitivos, tiene bastante sentido.

    ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

El Autor

Roberto Álvarez del Blanco

Es una de las principales autorida- des internacionales en marketing y estrategia de marca. Profesor del IE Business School.

Leer más >>

Otros Libros del Autor

 

Publicaciones del Autor

Comentarios recientes

CONECTA

Subscribe via RSS