¿Se quiere tanto a las mascotas como a los hijos?

Picture1La relación entre las personas y las mascotas viene de lejos. La historia documenta que los seres humanos comenzamos a domesticar perros para servir en una serie de funciones, incluyendo el de la compañía, hace unos 18.000 – 32.000 años. Hoy, aproximadamente 2/3 de los hogares en los Estados Unidos tienen una mascota a las que se dedican 50.000 millones de dólares para su cuidado. La mayoría de los propietarios de mascotas desarrollan un profundo vínculo afectivo con ellas, y el 50 por ciento de los propietarios consideran que forman parte de la familia. Las incluyen y tratan como un miembro más del grupo familiar.

Las madres tienen la misma reacción cuando observan fotos de sus perros que cuando miran las fotografías de sus hijos, según se ha documentado en una reciente investigación. Las madres que participaron en el estudio fueron seleccionadas vía prensa local, clínicas veterinarias y “guarderías” de perros para participar en un programa de investigación realizado en un laboratorio de hospital.

Para realizar el estudio, en primer lugar se fotografiaron a los perros y a los niños en el propio hogar de los participantes. A las madres se les mostraba luego una serie de fotografías de perros y niños de otros participantes, asimismo como las fotos propias. A medida que iban viendo las distintas imágenes se escaneaba el cerebro mediante resonancia magnética funcional. La investigación ha documentado resultados de comportamientos muy similares ante la exposición de hijos y perros por parte de las madres o propietarios de mascotas, descritos tanto en situaciones de bajo como de elevado estrés.

Anteriormente, se habían realizado investigaciones implicando a duplas de “ser humano-perro propio”, aunque nunca se había monitorizado el cerebro de madres mientras veían fotografías de sus hijos y de sus mascotas. Este estudio puede ser descrito como el primero en este género al vincular hijos con perros.

Las madres demostraron índices emocionales similares para sus hijos que para sus perros, las cuáles recreaban mayores respuestas emocionales positivas que cuando se exponían a  niños y perros no familiares, y sus cerebros activaban las mismas áreas.

El próximo paso es incluir en la muestra de análisis a más personas y estudiar cómo los hombres y mujeres sin hijos reaccionan ante fotografías de niños y perros.

Otros estudios han demostrado que cuando el perro ve a su dueño, su cerebro segrega las mismas sustancias que el nuestro cuando estamos enamorados. La oxitocina es la hormona relacionada con estas sensaciones ya que entre otras funciones desencadena circuitos cerebrales que se relacionan con las sensaciones agradables. Según diferentes estudios, al cabo de unos minutos de contacto, los perros y sus amos experimentan un incremento similar de sus niveles de oxitocina en la sangre. Este “interruptor amoroso” presente en humanos y canes se activa, por ejemplo, cuando acariciamos a nuestras mascotas, fortalece el apego y las emociones, mientras que reduce la sensación de estrés.

Entre los diferentes estudios hay también los de Gregory Berns, profesor de Neuroeconomía que afirma mediante pruebas de resonancia magnética funcional que los perros utilizan la misma parte del cerebro de los humanos para “sentir”. Bern entrenó a dos perros, una de los cuales era su propia mascota, llamada Callie. El objetivo era que entraran en un escáner y permanecieran quietos. Una vez adentro, los perros eran estimulados por señales de mano que indicaban si estaban a punto de recibir algún premio en comida o no. El primer y único escaneo de cerebros de perros no sedados permitió construir una imagen de la actividad cerebral de esos animales. La mayor revelación de estos estudios parece ser que la región del cerebro que se activa en los humanos ante la presencia de algo placentero, también se activa en los perros cuando, por ejemplo, se les anuncia que recibirán un alimento o cuando sienten el aroma de sus dueños. En este enlace hay un video de estos estudios.

http://www.youtube.com/watch?v=eVw1zs2X3iA&feature=youtu.be&noredirect=1

Acariciar y mimar a nuestras mascotas es muy saludable, reconfortante y  maravilloso. Ellas lo merecen y también lo disfrutan enormemente.

Una respuesta a ¿Se quiere tanto a las mascotas como a los hijos?

  • reportajes de boda originales:

    Excelentes las ideas que propones en la web, realmente me han gustado mucho ver la calidad de tu artículo y poder aprender de él, excepcional trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

El Autor

Roberto Álvarez del Blanco

Es una de las principales autorida- des internacionales en marketing y estrategia de marca. Profesor del IE Business School.

Leer más >>

Otros Libros del Autor

 

Publicaciones del Autor

Comentarios recientes

CONECTA

Subscribe via RSS