Ámbito del neuromarketing en el futuro

Cuando los científicos del futuro analicen con perspectiva histórica los avances de la primera década del siglo XXI sin duda coincidirán en que los hallazgos sobre el funcionamiento del cerebro humano marcaron un verdadero hito. Todo vinculado a una intrincada red celular que se expresa mediante un oscuro código eléctrico.

La cuestión actual, sin embargo, es cómo aprovechar mejor este nuevo y rico conocimiento. Los médicos se motivan porque conducirá a adelantos significativos en medicina; los filósofos revisan la teoría de la objetividad; los analistas políticos cuestionan sus modelos de comportamiento de los electores, y los economistas descubren la neuroeconomía.

Ahora, inevitablemente las herramientas de neurociencias entran con ímpetu en la disciplina del neuromarketing, con posibilidades sin precedentes. Neuromarketing tiene mucho que decir y aportar sobre la complejidad de las motivaciones humanas, subjetividad e identidad. Sobre cómo las personas piensan y actúan consciente o inconscientemente con las marcas y sus mensajes. Qué asociaciones, emociones y sentimientos se desarrollan con respecto a las marcas. Cómo se forman las imágenes y cómo se modifican en el tiempo. Cómo las marcas viven y desaparecen de la memoria. Cómo encaja el concepto relacional en las actividades mentales. Finalmente, cómo se puede comprender lo que sucede en las personas cuando toda esta información está disponible.

Las nuevas tecnologías han elevado los estudios neuronales a extraordinarios niveles, permitiendo mejorar conocimientos de cómo pensamos y por qué compramos. Neuromarketing transporta la comprensión del comportamiento humano al interior del vívido y pensante cerebro y los pasos dados en esta incipiente disciplina resultan revolucionarios.

Pronostican fantásticos adelantos para entender y quizás integrar, desde una perspectiva epistemológica, al hombre moral con el homo consumericus, homo corporaticus y homo economicus. Contribuirá significativamente a reinventar el marketing con un nuevo diálogo para la cultura actual, conectada, interdependiente e hiperactiva.

¿Pero cómo será el mundo, cuáles serán las profesiones más necesarias y cotizadas y cuáles serán los negocios del mañana? Si nos basamos en las predicciones de Ray Kurzweil, futurista, inventor y director de ingeniería de Google en el proyecto de inteligencia artificial, podemos identificar algunas predicciones. Kurzweil, reconocido como la ¨máquina de pensar suprema¨ y como heredero de Thomas Edison identifica como la fecha más importante el año 2045.

Entonces se dará lo que los futuristas llaman la Singularidad, que es el momento en el que la potencia de la inteligencia artificial será 1.000 millones de veces la de la inteligencia humana.

Mientras llega esta ocasión suprema, Kurzweil cree que hacia 2020 será posible avanzar en la ingeniería del cerebro para curar enfermedades neurológicas como el Parkinson, Alzheimer, o los infartos cerebrales. Y también menciona el negocio de la inmortalidad en el que están embarcados otros grandes emprendedores como Peter Thiel. En este sentido se asume que la tecnología médica empezará pronto a añadir un año de vida, cada año, a nuestras expectativas de supervivencia.

Mientras tanto se podrá recurrir a la realidad virtual (RV), ya que ésta nos permitirá ser una persona distinta, tanto física como emocionalmente. La realidad virtual será totalmente inmersiva en unas décadas, lo que hará que los espacios físicos de trabajo queden obsoletos. Las consecuencias serán espectaculares en términos demográficos, laborales, de transporte, de organizaciones de trabajo o sociales.

Además, hay que añadir las predicciones sobre la impresión 3D, un campo que ya es real y que ofrece nuevas posibilidades de negocio. Según se haga a gran escala y sea de código abierto la impresión 3D, en 2020 podremos ser capaces de imprimir cualquier cosa que necesitemos.

Algunos vaticinios:

2020 – Los nanorobots serán más inteligentes que la tecnología médica actual y podrán erradicar algunas enfermedades.

2029 – Manufactura, transporte y agricultura estarán totalmente automatizadas. Las computadoras serán capaces de aprender de forma autónoma y de crear nuevo conocimiento.

2030 – La realidad virtual se sentirá cien por cien como algo real. Seremos capaces de subir nuestro cerebro a la nube de internet antes de 2040. Tendremos nanomáquinas insertadas en el cerebro para controlar mensajes y señales de entrada y salida.

2045 – Multiplicaremos nuestra inteligencia por 1.000 millones de veces al conectarnos de forma inalámbrica desde el neocórtex natural a uno sintético en la nube

2049 – La comida artificial será montada de forma común por nanomáquinas. No habrá distinción entre realidad virtual y realidad, por efecto de los foglets, que son robots del tamaño de células sanguíneas que se interconectan para replicar cualquier estructura física.

2090 – Las máquinas tendrán un estatus legal similar al de los seres humanos.

Las técnicas de ADN personalizadas conducirán a tener más inteligencia, o más memoria, adquiriendo estas capacidades en compañías especializadas. La nueva generación de intercambios comerciales estará en función de la convergencia de la inteligencia artificial, las redes ópticas de gran velocidad, los sistemas inalámbricos y las comunicaciones en tiempo real.

Maravillosa plasticidad del futuro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

El Autor

Roberto Álvarez del Blanco

Es una de las principales autorida- des internacionales en marketing y estrategia de marca. Profesor del IE Business School.

Leer más >>

Otros Libros del Autor

 

Publicaciones del Autor

Comentarios recientes

CONECTA

Subscribe via RSS